El consumo de bebidas alcohólicas es perjudicial para la salud física y mental de los seres humanos; es importante destacar que no existe un nivel de consumo seguro de alcohol y que la no ingesta de alcohol es lo más recomendable para evitar los efectos perjudiciales de esta sustancia.

La evidencia científica indica que el riesgo de daños se incrementa significativamente cuando se consumen más de dos bebidas al día y más de cinco días a la semana. Más aún, incluso pequeñas cantidades de alcohol presentan riesgos en determinadas circunstancias.

El consumo de bajo riesgo de bebidas con contenido alcohólico implica limitar el consumo en cantidades y/o patrones que presentan una menor probabilidad de causar daños a uno mismo o a los demás,

Existen numerosas razones para limitar el consumo de alcohol; si las tenemos en cuenta nos podrán ayudar a la hora de tomar la decisión de dejar de consumirlo, o al menos, a reducir su consumo:

  1. Vivirá más tiempo –probablemente entre cinco y diez años más: reducir el consumo de alcohol aumenta la esperanza de vida y disminuye el riesgo de enfermedades asociadas al consumo como las enfermedades cardiovasculares y hepáticas.
  2. Dormirá mejor: reducir y/o abandonar el consumo de alcohol ayudará a que el organismo pueda llevar a cabo de manera óptima los procesos químicos necesarios para un sueño profundo y por ende un adecuado descaso.
  3. Estará más feliz: el alcohol es un depresor, lo que significa que hace más lento el funcionamiento del sistema nervioso central, alterando las percepciones, las emociones, los movimientos, la vista y el oído de una persona. Abandonar y/o reducir el consumo ayudará a mejorar el estado de ánimo y mantener un buen estado psíquico y mental.
  4. Ahorrará mucho dinero: al limitar el consumo el gasto se verá reducido, por lo tanto, se podrán llevar a cabo otros proyectos tales como: viajes, estudios, compra de casa y/o vehículo.
  5. Permanecerá joven más tiempo: mejorará el estado de la piel y evitará la aparición de arrugas, granos, etc.
  6. Logrará más cosas en la vida: reduciendo o abandonando la ingesta de alcohol, mejorará considerablemente la calidad de vida, otorgando mejor ánimo y más tiempo para desarrollar proyectos pendientes.
  7. Mejorará la apariencia física: el alcohol posee muchas calorías lo que dificulta la perdida de peso. Además, las personas que presentan un mayor consumo de alcohol tienen un olor diferente ya que los poros eliminan las toxinas que tiene la bebida.
  8. Será menos probable que muera en un accidente de tránsito (aprox. 3 veces menos): según el Informe Mundial de Situación sobre Alcohol y Salud 2018 publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2016 murieron más de 3 millones de personas a consecuencia del consumo nocivo de alcohol, lo que representa 1 de cada 20 muertes; de todas las muertes atribuibles al alcohol, el 28% se debieron a lesiones por accidentes de tránsito, autolesiones y violencia interpersonal.
  9. Mejoraran los sentidos como el gusto y el olfato: lo que conlleva a disfrutar más de los alimentos.
  10. Tendrá más posibilidades de llegar a una edad avanzada sin daños prematuros en el cerebro: limitar el consumo previene la destrucción de las estructuras cerebrales y pérdida de facultades mentales.

 

Adicionalmente:

  • PARA LOS HOMBRES: el funcionamiento sexual probablemente mejorará.
  • PARA LAS MUJERES: existirán menos posibilidades de tener un embarazo no planeado y de causar daños al bebé durante la gestación.

Analice bien las razones antes expuestas y si decide limitar el consumo de bebidas con contenido alcohólico busque asesoría, en IAFA contamos con catorce Centros de Atención Integral en Drogas (CAID) en los cuales se brinda atención integral de parte de un grupo de profesionales de diferentes disciplinas dispuestos a ayudarle a cumplir su objetivo.