Sabemos que el cigarrillo contiene más de 4000 sustancias, muchas de ella son tóxicas y cancerígenas. Se depositan principalmente en las arterias para producir un taponamiento progresivo y en otros órganos para producir cáncer o enfermedades pulmonares.

“Por consiguiente, todas las personas que consumen cigarrillos, se enfrentan a problemas de salud y adquieren enfermedades severas con mayor frecuencia. Además, para las mujeres que fuman, existen riesgos particulares”, comenta el doctor Luis E. Sandí, psiquiatra especialista en el tema del tabaquismo.

En entrevista con el Dr. Sandí, resumimos algunos factores particulares que afectan a la población femenina y son:

Envejecimiento precoz

  • Al fumar, se produce una obstrucción progresiva de las arterias que afecta la circulación sanguínea. Esto hace que la irrigación de sangre que alimenta la piel disminuya, así como la oxigenación también de otros tejidos. Esto conlleva a resequedad, arrugas y pérdida de vitalidad de la piel y otros órganos. El envejecimiento entonces no sólo se produce en la piel, sino que también ocurre dentro del organismo de la persona que fuma. 

Problemas de fertilidad

Las mujeres que consumen tabaco

  • Presentan con más frecuencia dificultades para quedar embarazadas.
  • Las fumadoras suelen tener ciclos menstruales más irregulares y/o dolorosos.
  • Un porcentaje importante de fumadoras experimentan la menopausia a edades más tempranas.

Problemas cardiovasculares

  • Las mujeres que fuman y que consumen anticonceptivos orales, tienen mayor riesgo de presentar enfermedades cardiacas. Algunos de estos problemas pueden presentarse en forma de coágulos, ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares.
  • En comparación con hombres fumadores, las mujeres que fuman tienen un mayor riesgo de morir a causa de un aneurisma aórtico abdominal, que sucede porque se debilitan las vías que transportan la sangre del corazón al cuerpo.

Problemas respiratorios

  • Los fumadores tienen más probabilidades que los no fumadores de contraer enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Esta enfermedad dificulta la respiración y empeora con el tiempo.
  • Las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de desarrollar EPOC grave a edades más tempranas.

Mayor riesgo de cáncer

  • Las personas que fuman se enfrentan a un riesgo mayor de presentar varios tipos de cáncer, como el de pulmón, páncreas, riñón, hígado, garganta, vejiga, de colon, etc.
  • Específicamente en las mujeres, fumar está asociado con mayor riesgo de cáncer de cuello uterino.

Embarazo y maternidad

Si una mujer fuma durante el embarazo, expone al bebe al humo del cigarrillo de segunda mano, lo cual puede causarle muchos problemas, ya que los químicos del tabaco pasan de las madres embarazadas a través del torrente sanguíneo al feto. Estos son algunos de los riesgos a los que se expone el bebe:

  • Nacimiento prematuro
  • Menor peso y menos tamaño al nacer
  • Es menos probable que el cerebro tenga un desarrollo normal antes del nacimiento y durante la primera infancia.
  • Mayor riesgo de defectos congénitos graves, como labio leporino o paladar hendido

Por esta razón, le recomendamos que, si usted está valorando dejar el tabaco, IAFA le ofrece varias opciones gratuitas:

  • Acuda a nuestros Centros de Atención Integral en Drogas para una cita con un especialista.-Revise el material audiovisual y artículos que hemos recopilado en www.dejaloir.cr, un sitio web sobre el tema de dejar de fumar
  • Utilice el chatbot para Dejar de Fumar iniciando sesión en Facebook y chateando con nosotros en nuestro perfil de www.facebook.com/iafadejaloir

Recuerde, siempre es un buen momento para dejar de fumar.