¿Ha escuchado usted el termino drogas emergentes o nuevas sustancias psicoactivas y no sabe qué son? Le contamos que son un grupo heterogéneo de sustancias psicoactivas (drogas) que incluyen desde mezclas de hierbas hasta drogas preparadas en el laboratorio. Imitan los efectos de las drogas ilegales y en la mayoría de los casos carecen de información farmacológica por lo que su consumo es altamente peligroso. Este tipo de sustancias son utilizadas en su mayoría por personas jóvenes con fines recreativos; acarreando efectos alucinógenos, euforizantes, relajantes, afrodisíacos, aumento del rendimiento psicomotor, disminución de cansancio y/o sueño, entre otros.

El consumo de estas drogas emergentes repercute en la Salud Pública ya que hasta la fecha se cuenta con escasos datos empíricos y un importante desconocimiento de problemas médicos asociados, son sustancias mucho más potentes, adictivas, letales y con una mayor facilidad de fabricación y trasiego.

Algunas de estas nuevas sustancias psicoactivas y sus efectos son:

Vendidas en el mercado

Cannabinoides sintéticos: producen efectos similares a los del THc, principal componente psicoactivo de la cannabis. Suele ser mezclado con productos herbarios y vendidos bajo el nombre de Spice, K2, Joker, Black Mamba, Krush y Kronic, etc.

Ketamina y sustancias tipo fenciclidina: es un anestésico humano y veterinario que actúa como un estimulante en dosis bajas y como un alucinógeno en dosis altas. La fenciclidina (PCP) y la ketamina muestran similitudes estructurales y se clasifican como arilcicloalkilaminas.

Catinonas sintéticas: análogos derivados de la sustancia internacionalmente controlada catinona, componente activo de la planta khat. Generalmente tienen efectos estimulantes e incluyen NSP reportadas frecuentemente, tales como mefedrona y MDPV.

Fenetilaminas: contiene sustancias relacionadas con la anfetamina y metanfetamina. Produce efectos estimulantes. La modificación de estos compuestos puede dar lugar a potentes alucinógenos como el Bromo-Dragonfly.

Triptaminas: derivados de las triptaminas que ocurren en forma natural y tienen propiedades alucinógenas.

Aminoindanos: han sido vendidas como NSP por su capacidad de producir los efectos empátoenos y entactógenos de drogas liberadoras de serotonina, como el MDMA (éxtasis).

Piperazinas: se venden frecuentemente como “éxtasis” por sus propiedades estimulantes del sistema nervioso central. Los miembros más reportados de este grupo son: benzilpiperazina (BZP) y Mcpp (m-Clorofenilpiperazina).

De origen vegetal

Salvia divinorum: planta autóctona Oaxaca, Mexico, contiene una sustancia alucinógena.

Khat: planta nativa de África y la península arábiga. Las hojas se mastican, lo que resulta en la liberación de los estimulantes catinona y catina.

Kratom: planta nativa del Sudeste Asiático. Es estimulante en dosis bajas y produce efectos sedantes a dosis más elevados.

 

Estas nuevas sustancias psicoactivas poseen más de 900 compuestos entre sustancias químicas y combinación de plantas, amenazan la salud de las personas que la consumen ya que no son sustancias reguladas, se fabrican de manera fácil, no salen en los exámenes de laboratorio de drogas “clásicas" y a la fecha existen múltiples sitios en internet dedicados a la venta y distribución de las mismas.