El pasado 30 de noviembre, Alex y Rebe, reconocidos motivadores de vida, visitaron Casa JAGUAR, el centro donde personas menores de edad reciben atención del IAFA, para compartir su impactante historia de vida.

Un accidente de tránsito por exceso de velocidad ocurrido el 19 de setiembre de 2020 en las cercanías de Plaza América en Hatillo, causó que Alex perdiera ambos brazos y sufriera graves lesiones en su cabeza, rostro y cuerpo. Como consecuencia, permaneció durante semanas en coma. Rebeca por su parte, además de sufrir serias lesiones en su rostro y cuerpo, asumió la tarea de acompañar a Alex y a sus cuatro hijas durante todo el proceso de rehabilitación.

Hoy esta ejemplar pareja, lejos de quejarse y preguntarse ¿Porqué nos sucedió esto? se preguntan ¿Para qué nos sucedió?. La respuesta a esta pregunta la descubren cada vez que motivan a alguien a levantarse de una caída, cada vez que ayudan a que una persona fortalezca su autoestima o se acerque más a Dios. Gracias a este accidente, estos dos guerreros tienen clara su misión en la vida, contar su historia con el objetivo de impactar positivamente las vidas de otras personas.

En Casa Jaguar, Alex y Rebe tuvieron la oportunidad de ofrecerle a todos los que asistieron al testimonial un banquete de sensibilidad, fuerza, determinación, amor, entereza, lucha, fe, solidaridad y sobre todo, mucha resiliencia, esa capacidad de los seres humanos para adaptarse a situaciones adversas logrando resultados positivos para ellos y para las personas que los rodean.

Este proyecto forma parte de la iniciativa "Anfitriones", desarrollada por el Lic. Carlos Meléndez del Departamento de Enfermería de Casa JAGUAR y respaldada por los equipos terapéuticos de este centro de menores. "Anfitriones" busca la realización de proyectos de manera integrada entre ambos módulos con el objetivo de fortalecer el proceso de recuperación de los usuarios.