Uno de los temas que más genera preocupación entre padres y madres de familia, es la posibilidad de un posible consumo de drogas entre los adolescentes. Sin embargo, muchos adultos también comentan que sienten dificultades para hablar sobre el tema con sus hijos, ya sea porque desconocen cómo hacerlo o porque cuando lo han intentado sus hijos les rebaten todos sus argumentos.

Si tienes algunas inquietudes, con respeto a este tema te ofrecemos a continuación recomendaciones puntuales que te ayudaran a convertir tu espacio familiar, en un factor protector para la prevención del consumo de sustancias psicoactivas.

¿A qué edad tengo que hablar con mis hijos sobre las sustancias psicoactivas?

No existe una edad exacta para iniciar las conversaciones del tema. Lo que se debe tener en cuenta es elegir el momento apropiado y adecuar nuestra conversación a la edad y la capacidad de los hijos. Por ejemplo, no es lo mismo conversar con un niño de edad escolar de 9 años, que con un adolescente de 16

Es importante, que en las conversaciones con tu hijos promuevan un pensamiento crítico y  la toma de decisiones responsables. En la medida en que tus hijos, sientan que tienen la apertura familiar para conversar acerca de los temas que le interesan y preocupan, mayor será la posibilidad de que se acerquen a consultar sobre situaciones de riesgo a las que se ven expuestos.

¿Cómo hablar con mis hijos sobre las sustancias psicoactivas?

Para hablar sobre el tema es importantes que escojas un momento adecuado, aprovechando algunas situaciones que suceden cotidianamente para conversar sobre el tema. Por ejemplo, ante la noticia de un accidente de tránsito donde medie el consumo de alcohol o el fallecimiento de un artista por sobredosis; puedes iniciar la conversación consultándoles que opinan al respecto y aprovechar para recordar así algunos de los riesgos que genera el consumo.

En caso de que tus hijos, te comenten algunas situaciones relacionadas con el consumo por parte de sus amigos y conocidos, también puedes aprovechar estos espacios para conversar sobre el tema y favorecer en ellos un pensamiento reflexivo y critico sobre el tema.

Evita, acudir a argumentos de tinte moral como por ejemplo “eso es malo”, “los que lo hacen son unos fracasados o tontos” porque sí en algún momento ellos tuvieran dudas sobre el tema, difícilmente te van a consultar porque de antemano saben los calificativos que utilizas, para las personas que consumen estas sustancias. Al hablar sobre las sustancias psicoactivas, es importante que lo hagas evitando el morbo y la generación de temor.

Sí tienes dudas acerca del tema, es importante que puedas buscar apoyo de profesionales que te orienten y de brinden información que te de más seguridad para conversar con tus hijos.

¿Qué factores previenen el consumo de sustancias psicoactivas en mis hijos?

La prevención del consumo de sustancias psicoactivas conocidas popularmente como drogas, es una tarea que compete a la familia, el espacio educativo, la comunidad y el estado. Cada uno de estos espacios, debe brindar sus aportes para que la prevención se realice de una forma integral y efectiva.

En el caso del espacio familiar, está demostrado que la familia es considerada el eje central del desarrollo de todas las personas. Al ser el entorno más cercano y donde se gestan las primeras relaciones afectivas y sociales, su rol en la prevención es fundamental, puesto que en su seno se construyen las bases que permitirán a las personas, enfrentar las diversas situaciones que se les presentarán a lo largo de su vida.

Para prevenir el consumo de sustancias psicoactivas, es necesario que en tu familia:

  • Demuestres tu afecto: tus hijos necesitan sentirse queridos, aceptados y protegidos.
  • Brindes espacios de comunicación respetuosa y abierta. Generar la confianza para conversar acerca de los temas que les preocupan sin que se sientan juzgados es fundamental, para que puedan acercarse cuando tengan inquietudes sobre diferentes temas.
  • Establezcas límites claros y acorde con su edad. No olvides, también comunicarles previamente las consecuencias de su incumplimiento, mismas que tienen que ser congruentes con la acción no ejecutada y de cumplimiento real.
  • Supervises sus actividades, conozcas a sus amigos y profesores o encargados de los grupos a los que asisten.
  • Promuevas la toma de decisiones responsables y el pensamiento crítico, para que puedan analizar las diferentes situaciones e información a la que se ven expuestos.
  • Estés atento a la forma en que gastas el dinero que les das.
  • Promuevas espacios familiares de ocio, donde puedan aprovechar para conocerse mejor y compartir en familia.

Recuerda que tus hijos aprenden por modelaje más que por lo que puedas decirles, por eso es muy importante que tus acciones sean congruentes con lo que les dices.

¿Qué factores incitan el consumo de sustancias psicoactivas en mis hijos?

Al igual que los factores que previenen el consumo de sustancias psicoactivas, son múltiples los aspectos que pueden incitar el consumo en la población adolescente.

Sea en el ámbito personal, familiar, educativo o comunal, en ocasiones existen una serie de situaciones que promueven  el consumo y que son conocidas como factores de riesgo. La unión de dos o más factores, pueden favorecer e inducir a que los adolescentes tomen la decisión de consumir sustancias psicoactivas o bien a que pesar de que estén expuestos a los mismos, consideren el consumo como una opción fuera de su vida.

La presencia de estos factores,  no necesariamente es un indicativo de que todas las personas expuestas a los mismos van a consumir, pero si es un elemento importante de considerar,  puesto que representan un riesgo que se debe trabajar para prevenir el consumo.

A continuación, te detallamos algunos de los factores de riesgo, que según las diferentes investigaciones pueden propiciar el consumo:

Factores de riesgo personales
  • Baja autoestima.
  • Bajo control de los impulsos. 
  • Dificultad para relacionarse con los demás
  • Disponibilidad de dinero sin control parental.
  • Búsqueda de satisfacción inmediata.
  • Dificultad para expresar sentimientos y manejar las emociones.
  • Baja percepción de riesgo sobre las sustancias (creencias de que el consumo no genera daños)
Factores de riesgo familiares
  • Ausencia de figuras de autoridad involucradas en su desarrollo.
  • Miembros de la familia consumidores.
  • Carencia de relaciones afectivas.
  • Comunicación cerrada, irrespetuosa o ausente.
  • Mensajes permisivos sobre el consumo de sustancias psicoactivas.
  • Sobreprotección y ausencia de oportunidades para que los hijos, tomen decisiones y tengan un pensamiento critico acerca de las situaciones que enfrentan.
  • Falta de reconocimiento familiar (no se valora a la persona, sus aportes y potencialidades).
  • Limites rígidos o ausencia de estos.
Factores de riesgo educativos
  • Distribución de sustancias psicoactivas dentro del centro educativo y sus alrededores.
  • Grupos de compañeros consumidores de sustancias.
  • Ausencia de espacios para la comunicación y desarrollo de la creatividad, actividades físicas, etc.
  • Carencia de estrategias institucionales para detectar y enfrentar situaciones relacionadas con el consumo de sustancias.
  • Centros educativos, centrados en la transmisión de conocimientos y no en el desarrollo integral de los estudiantes.
Factores de riesgo comunales
 

  • Presión social y grupal para el consumo de sustancias.
  • Exposición  a mensajes  referentes a  las “ventajas” del consumo.
  • Tráfico y disponibilidad de sustancias psicoactivas en la comunidad.
  • Baja percepción social acerca del consumo y sus consecuencias.
  • Participación en grupos de amigos que asumen conductas de riesgo.
  • Desempleo. 
  • Exclusión social.

Son muchos los factores que pueden incidir en que una persona consuma sustancias psicoactivas, por lo que la prevención debe ser integral, uniendo esfuerzos desde los diferentes ámbitos. En la medida en que como padre, madre o encargado estés atento a lo que hacen tus hijos y los espacios en que se desenvuelven, mayores serán las posibilidades de trabajar para prevenir el consumo de sustancias.

¿Si los amigos de mis hijos consumen, ellos están en riesgo de consumir?

Uno de los factores de riesgo para el inicio de consumo de sustancias psicoactivas, es la relación de los adolescentes con grupos que acostumbran a consumir.

Si bien es cierto cada persona es libre de decidir si quiere hacerlo o no, en la adolescencia por la necesidad de pertenencia a un grupo y la aceptación por parte de este,  son esenciales para su desarrollo.

En estas circunstancias algunos adolescentes, ante la presión grupal acceden al consumo con tal de que no se les tache de “raros” o “aguafiestas”. Por este motivo, es muy importante que puedas fomentar en ellos, todas aquellas habilidades que les permitan enfrentar las presiones que les presenta la vida cotidiana.

La expresión de emociones y sentimientos, la toma de decisiones, el pensamiento crítico, etc., son herramientas que los fortalecerán como personas. No siempre vas a estar ahí para protegerlos por eso debes favorecer su desarrollo emocional, para que antes situaciones de riesgo ellos puedan reaccionar adecuadamente.

Como padre, madre o encargado, es necesario que conozcas los amigos de tus hijos y los espacios en que se desarrollan también es recomendable que tengas contacto con los encargados de sus amigos para que entre todos propicien su bienestar.     

¿Qué hago si mi hijo todo lo debate con argumentos que saca de internet?

En la actualidad, el internet se ha convertido en una de las principales fuentes de información para la población en general. Los adolescentes suelen recurrir a ella cuando tienen dudas acerca de diferentes temas, para ellos; es una fuente primaria de información, incluso prefieren evacuar sus inquietudes primero con sus amigos e internet, que con sus padres o encargados.

Uno de los principales desafíos de los usuarios de internet es la verificación de las fuentes, puesto que todas manejan la información con responsabilidad. Todas las personas somos bombardeados constantemente, con información que llega desde diferentes espacios y esta no siempre es confiable, veraz y de calidad.

En el tema del consumo de sustancias psicoactivas, por ser muchas veces un tema tabú en las familias, el internet se convierte en una fuente de información para “salir de dudas” no obstante, no todos los datos que se encuentran son confiables, veraces y de calidad.

Sobre las sustancias psicoactivas los adolescentes, suelen buscar información acerca de sus características, sus efectos y como salir de ellos, etc.,  y en este sentido la gama de información es variada y es inevitable que ellos también tengan acceso a datos que les pueda incitar a la experimentación, la práctica de  conductas de riesgo, la baja en la percepción de riesgo (creer que las sustancias no le generan daño), etc.

Si cuando conversar con tu hijo sobre el tema te debate con argumentos que encontró en internet, te recomendamos:

  • Le recuerdes que no toda la información que se encuentra en la web es real y tiene buenas intenciones para promover su bienestar.
  • Valides su interés por investigar sobre el tema y que te gustaría que lo puedan hacer juntos, para que de esta forma verifiques que tipo de sitios está visitando.
  • Explícale que algunos sitios web defienden la práctica de conductas que son poco saludables.
  • Que ante las dudas acerca de las sustancias psicoactivas, te gustaría que juntos busquen orientación con especialistas en la materia para que así puedan tener información real sobre el tema.

Recuerda que no puedes evitar que sigan buscando información en sitios Web, pero al menos puedes fomentar en ellos un pensamiento crítico que les permita cuestionar la información que llega a sus manos.