¿Tienes hijos adolescentes? Si eres padre, madre o encargado de un hijo adolescente es probable que constantemente tengas muchas dudas acerca de cómo asumir un rol activo en su desarrollo. En esta sección, encontrarás información valiosa que te ayudará a comprenderlos, apoyarlos y mejorar tu relación con ellos.

¿Qué es la adolescencia?

La adolescencia es una etapa del ciclo vital de la vida que inicia por los cambios puberales y abarca entre los 10 y 19 años aproximadamente. Entre sus principales características están la aparición de una serie de cambios, físicos, emocionales y sociales que fortalecen y preparan a las personas, para enfrentar las diferentes demandas cotidianas. Esta etapa, se caracteriza principalmente por la búsqueda de la identidad y una mayor independencia psicológica en comparación a la que se tenía en la niñez.

La definición de adolescencia también está marcada por factores culturales, legales, sociales e incluso de género. Por lo que es importante, tomar en cuenta que la descripción anterior; únicamente pretende ser un referente para entender las principales características de esta etapa.

¿Por qué la adolescencia genera temor en los padres o madres?

A través de los años, la palabra adolescencia ha estado ligada a una serie de ideas sociales y culturales, acerca de lo que implica este momento del desarrollo. Es así como muchos adultos relacionan este momento de la vida con rebeldía, consumo de sustancias psicoactivas (drogas), relaciones sexuales, ausentismo escolar, en resumen; con problemas.

Es cierto que algunos padres y madres sienten frustración y preocupación, porque no tienen claridad de cómo asumir un rol en la educación y guía de sus hijos. La montaña rusa de emociones, que suelen vivir los adultos responsables de adolescentes, es entendible en la medida en que ante los cambios emocionales y sociales que experimentan sus hijos, los padres sienten que están perdiendo el control y la autoridad.

Afortunadamente, en la actualidad esta construcción social errónea de lo que significa ser adolescente, ha venido variando hacia una nueva concepción que reconoce a los adolescentes como personas plenas (no incompletas); que están experimentando los cambios propios de esta etapa.

Comprender que existen estrategias que ayudan a mejorar la relación con tus hijos adolescentes y que además favorecen su desarrollo integral, mejorará su relación personal y familiar.

¿Cómo ser padre, madre o encargado de un adolescente?

El tipo de acompañamiento de los padres y madres varía de acuerdo con la edad de sus hijos.  A medida en que los hijos crecen, el rol de los adultos debe adaptarse a los cambios que ellos van experimentando.

En el caso de los adolescentes contrario a lo que se cree, ellos también requieren de una presencia constante y afectiva por parte de los adultos responsables. En la medida en que los padres y madres estén presentes afectivamente, los adolescentes se sentirán acompañados en su proceso de crecimiento físico y emocional.

Para fortalecer el desarrollo integral de los adolescentes como padre o madre debes:  

Ofrecer amor y conexión

  • Pese a la independencia emocional que los adolescentes transmiten, es necesario que le sigas demostrando afecto y que a su vez les tramitan la seguridad de que estás ahí para apoyarlos.
  • Aunque en algunos momentos puede ser que no estén de acuerdo en ciertos temas, es importante que no dejes de demostrarle tu amor, respeto y reconocimiento a sus habilidades y  potencial.
  • Que tus hijos sientan tu cariño, es esencial para favorecer la construcción de su autoestima positiva.

Supervisar y observar  

  • Es fundamental que estés atento a los cambios y las necesidades de tus hijos, así como también; a las actividades en que están inmersos (escolares, recreativas, etc).
  • Conocer los amigos y espacios en que se desenvuelven tus hijos, es fundamental para demostrarles protección y preocupación por su bienestar. Igualmente de esta forma podrás reconocer señales de alerta, sobre conductas y actividades de riesgo que  puedan afectar su bienestar. 

Guiar y limitar

  • Como adulto responsable de personas menores de edad, es necesario que a lo interno de tu hogar establezcas normas claras y acordé con la edad de tus hijos. Así mismo es necesario que comuniques las consecuencias de su no cumplimiento y en caso de que no sean acatadas, cumplas con las consecuencias previamente establecidas.
  • Recuerda que los límites deben ser reales, flexibles y proporcionales de acuerdo a la conducta ejecutada y la edad de tu hijo y  siempre deben basarse en una relación de respeto. La presencia de límites en el hogar favorece la autonomía y el desenvolvimiento de los adolescentes en el entorno familiar escolar y social.

Ser ejemplo

  • Los adolescentes también aprenden por modelación, de ahí que sea muy importante que como adultos tengas presente que tu forma de actuar es una base esencial a la hora de que los adolescentes toman decisiones en cuanto a metas,  valores,  forma en que se relacionan con los demás, etc. Tú influencia en ellos, se transmite a través de lo que haces y dices 

Proveer y ayudar:

  • Como padre madre o encargado, debes favorecer un ambiente familiar acogedor que permita la satisfacción de las necesidades básicas de los adolescentes (afecto, techo, comida, vestido, salud) en aras de promover su desarrollo integral.
  • Igualmente es necesario que identifiques todos aquellos recursos comunales e institucionales que te puedan brindar apoyo para cumplir plenamente tu rol de encargado de un adolescente. Igualmente puedes identificar aquellos espacios que pueden favorecer el desarrollo de tus hijos, por ejemplo: grupos artísticos, recreativos, deportivos, etcétera. Su participación en estos espacios es una buena alternativa para promover sus habilidades personales y sociales.  

¿Puedo ser amigo de mis hijos?

Es común que algunos padres y madres, tengan la inquietud acerca de si pueden o no ser amigos de sus hijos. En muchos casos, la inquietud de sentirse amigos de sus hijos, parte de su necesidad de tener una relación afectiva más cercana, una mejor comunicación y estar enterados acerca de sus actividades, gustos y preferencias.

Si bien todas estas necesidades son totalmente válidas, lo cierto es que también es posible satisfacer las mismas desde tu rol como padre o madre y como figura de autoridad responsable de la crianza de tus hijos.

En ocasiones, algunos padres o madres, con el afán de convertirse en amigos, suelen olvidar su verdadero rol familiar y en consecuencia no facilitan el desarrollo integral de sus hijos, sea porque pierden autoridad, porque los incitan a asumir conductas de riesgo, entre otras.

La conexión afectiva que tengas con tus hijos es fundamental, pero la misma es posible desde tu rol como adulto responsable, te invitamos a que puedas revisar el apartado ¿Cómo ser padre, madre o encargado de un adolescente?, donde te damos recomendaciones puntuales de como favorecer la relación con las personas menores de edad que están a tu cargo.