En el marco de conmemoración del “Día Mundial de la respuesta al VIH” a celebrarse el 1 de diciembre de cada año, el Instituto sobre Alcoholismo y Farmacodependencia IAFA hace referencia a la relación que podría existir entre el consumo de sustancias psicoactivas y la transmisión del virus de inmunodeficiencia humana (VIH). 

El VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana) es un retrovirus que ataca las células CD4 (Linfocitos CD4 o Linfocitos T4, glóbulos blancos, sistema de defensa) del sistema inmunológico de la persona que lo adquiere, estas células son encargadas de generar anticuerpos en el organismo. El conteo de CD4 se usa para vigilar la salud del sistema inmunitario de personas infectadas con VIH.

Una de las formas de mayor infección del VIH es por medio de las relaciones sexuales, genitales y coitales sin protección. El virus se transmite de una persona a otra a través de fisuras, raspaduras y heridas en los tejidos del ano, vagina, pene, boca o membranas de los ojos que están expuestas y en contacto con los fluidos vaginales, semen o sangre. 

No obstante, el consumo de sustancias psicoactivas por vía intravenosa representa otro factor de riesgo de transmisión de VIH, esto debido a que se puede compartir jeringas que su utilizan en el consumo de sustancias psicoactivas.

Por otra parte, el consumo de alcohol y otras sustancias psicoactivas guardan una estrecha relación con el riesgo de la transmisión del VIH, esto ya que cuando una persona se encuentra bajo los efectos de las sustancias psicoactivas posee una falsa sensación de seguridad y existen altas posibilidades de que no llevan a cabo  las guías de prácticas de sexo seguro, lo que puede aumentar el riesgo de infecciones de trasmisión sexual; por otra parte, si la persona ya tiene la condición de VIH, el uso de sustancias psicoactivas podría generar interacciones graves con el tratamiento retroviral, además de disminuir la adherencia al tratamiento.

Según, el último Informe de Desarrollo de Cascadas de Prevención y Atención 2019 la cantidad de casos reportados entre 2002 y 2019 fue de 12.521 casos, con una tendencia al aumento e indicando para el 2019 un total de 1.218 de casos reportados por año.

Según indica la De la Dra. Lezahariam Thomas, Enfermera coordinadora de la Comisión Institucional de VIH en el IAFA “uno de los trabajos que ha venido realizando la comisión, es brindar espacios de capacitación y sensibilización tanto a los profesionales de atención directa, como a las poblaciones de sociedad civil que realizan trabajo de pares. Ya que a través del conocimiento se intenta concientizar a la población sobre los riesgos a los que se pueden ver expuestos”.

Además, IAFA ha realizado articulaciones junto con organizaciones de la sociedad civil, de acuerdo con sus necesidades específicas. Algunas de estas alianzas han sido entre:

  • IAFA e HIVOS (Instituto Humanista de Cooperación al Desarrollo)
  • IAFA e ICW CR (Comunidad Internacional de Mujeres)
  • IAFA y ASEV (Asociación Esperanza Viva)
  • IAFA y REDCA+ (Red Centroamericana de Personas con VIH)
  • IAFA y TRANSVIDA 
  • IAFA-ACNUR-ASEV-REDCA+-Comisión de Derechos Humanos del Colegio de Abogados

Sólo en el Proceso de Atención a Pacientes durante el 2019 se atendieron alrededor de 108 personas con la condición de VIH, algunos de estos usuarios fueron referidos a los centros de salud correspondientes para retomar el tratamiento retroviral, otros fueron referidos a alguna organización de sociedad civil para realizar el acompañamiento y trabajo de par, algunos otros requirieron internamiento en alguna ONG para iniciar proceso de abstinencia, motivación al cambio y la adherencia al tratamiento retroviral.

IAFA trabaja en la sensibilización al personal de tratamiento en el tema de VIH, los usuarios tienen más confianza de comentar sobre su condición de salud, siendo así, se les educa sobre iniciar un proceso de tratamiento tanto para lograr un proceso de abstinencia, como para lograr adherencia al tratamiento retroviral. Se les orienta sobre los distintos dispositivos que les pueden brindar un acompañamiento cara a cara, a nivel de pareja, de familia, empoderarse sobre su condición de salud.

¿Cómo se puede prevenir el riesgo de infección de VIH? 

La mejor forma de prevenir la infección del VIH es mediante la práctica de estilos de vida saludables tales como: 

  • Prácticas sexuales seguras
  • Utilizar materiales desechables
  • Uso correcto y consistente del condón y lubricante a base de agua
  • No consumir alcohol, tabaco u otras sustancias psicoactivas. 

En caso de requerir asesoría y orientación respecto al consumo de sustancias psicoactivas y su relación con el VIH puede llamar a la línea de orientación 800-IAFA-800 la llamada es confidencial y será atendido por profesionales que le ayudarán a evacuar todas sus dudas al respecto. 

Contacto de Prensa: 
Natalia Chaves Céspedes 
22246122 ext 159